Cabo de Gata

Estamos de vacaciones, así que relax y disfrutar del entorno es lo que más nos gusta.

Nos hemos despertado y después de estar con los móviles largo rato, nos disponemos a desayunar. Hoy tenemos de nuevo ColaCao y unos ricos croissants con mantequilla y mermelada.Desayuno fuera de la furgo, con vistas al mar, disfrutando de la pequeña brisa y del sol. El cual, ya calentaba, aunque hacía algo de viento.

Hemos pasado aquí el día, disfrutando de todo sin hacer nada especial. Desde la furgo hemos visto varias personas preparándose para hacer Windsurf a lo largo de la tarde.

Sobre las 18 horas, hemos decidido que ya era hora de moverse. Y nos hemos ido al Decathlon a comprar cartuchos de gas, que ya estábamos en las últimas. Aprovechando que enfrente había un mercadona, también hemos comprado algo para cenar los días siguientes. Pues la mayoría de alimentos que teníamos eran para comidas, no cenas.

Nos para la Guardia Civil

Salimos rumbo Cabo de Gata con intención de dormir en San José. Pero poco antes de llegar, nos paró la Guardia Civil. Automáticamente los dos pensamos que nos iban a multar, pues llevábamos a Ka suelto, la cama montada, y además conduciendo en chanclas. Vamos que teníamos unas cuantas papeletas para una buena multa.

Por suerte era control de armas y drogas. Los dos respiramos tranquilos, pues de eso no llevamos nada. Les dijimos que justo detrás del conductor está el cajón con los cuchillos, con una navaja para cortar el embutido. Nos dijeron que con esos no pasaba nada. Como vimos que eran bastante majos les dijimos que de bebida, teníamos unas Shandys. Así que nada de alcohol.

Nos preguntaron de dónde éramos y que hacíamos por allí. Nos recomendaron algunos sitios que no podíamos dejar de ver, como la isla del moro, la cala de la media luna, y algún sitio más. Aprovechamos para preguntarles como andaba el tema de la pernocta por Cabo de Gata. Nos dijeron que siendo finales de Octubre, no teníamos problemas.

Nos despedimos y seguimos dirección Cabo de Gata hasta San José. Había un aparcamiento bastante grande con varias autocaravanas según entrar al pueblo y ahí pasamos la noche. A cenar, ver un par de capítulos y a dormir.

Parque Natural Cabo de Gata

Después de desayunar y recoger bien la furgo, hemos entrado en el Parque Natural Cabo de Gata. Llegamos hasta el último aparcamiento, paseamos un poco y luego nos dirigimos al mar. No hacía sol, pero hacía buena temperatura, aunque un poco de viento. Además de nuevo debía haber cambiado la temperatura del agua, porque volvía a estar lleno de medusas. Aún así probamos el agua con la mano y estaba bastante buena. Paseamos por la playa y nos hicimos varias fotos.

Nos fuimos a la furgo y nos movimos hasta otra playa que habíamos visto más resguardada del mar. Al llegar a la furgo, me habían usurpado el sitio. A ka le encanta ponerse delante y ver la calle, pero esta vez estaba tumbado en mi asiento, y los dos estuvieron de acuerdo en seguir ahí durante el cambio de playa que serían escasos metros. Así que me tocó dejar el trono al rey de la furgo.

Me senté para ver si me devolvía el sitio, pero no estaba por la labor

¡Premio! ¡¡No había medusas!!

Obviamente antes de nada, nos acercamos a la orilla y lo comprobamos bien. Después se nos ocurrió una de nuestras locuras. Hacer Snorkel. Para poneros un poco en situación, os diré que la gente iba abrigada con cazadoras de plumas y de las que suelen usarse para ir a la nieve. A pesar de no hacer sol, debían rondar los 18 o 19º, siendo del norte, era una buenísima temperatura. Aunque es cierto que hacía algo de aire. Por fin llegamos al agua con los neoprenos cortos, las gafas y el tubo.

Se estaba tan bien en el agua, era genial. Eso sí la cara se quedaba congelada cada vez que la sacabas del agua, y como sacaras cualquier parte del cuerpo parecía que se congelaría si no volvía al agua. Aún así estuvimos un buen rato disfrutando del mar y de los pececillos que se dejaban ver.

Snorkel en Cabo de Gata

Hora de salir del agua, después de habernos dado un largo baño. Pero empezábamos a sentir algo de frío y el salir del agua prometía ser muy duro. Llegamos de nuevo a la altura donde habíamos dejado las chanclas y salimos del agua. Atravesamos la playa corriendo hasta la furgo, pues el airecillo que hacía al estar mojados y salir del agua parecía mucho más frío.

Por fin llegamos a la furgo. Fuera neoprenos y fuera bañadores. Calefacción puesta, que para algo la tenemos y en este momento nos hacía mucha falta. Recuperamos el calorcito y nos estuvimos riendo un rato con nuestra pequeña locura y la gente que nos miraba entre extrañada, sorprendida y pensando lo locos que estábamos. Alguno nos lo hizo saber en la carrera hasta la furgo, a otros les oímos comentarlo entre ellos.

Ka inspecciona la zona

Una vez que entramos en calor y nos vestimos de nuevo, aprovechamos para comer y para dejar a Ka reconocer un poco el terreno.

Primero cotilleo, y si es seguro ya veremos

Primero disfrutando del solito y descubriendo olores, cuando se sintió agusto se fué a investigar los alrededores.

Parece un lugar seguro, voy a investigar

Luego no quería volver a la furgo, nos costó un rato que lo hiciera. Ni sobornandole con barritas que le encantan. Estaba en su salsa. A pesar de yo estar preocupada por si salía corriendo o por si el perro de otra furgo que había aparcada lejos, le veía y Ka echaba a correr… En fin es que lo paso fatal cuando veo que puede tener algún riesgo. Al final cuando el quiso, decidió volver a la furgo, sano y salvo por supuesto.

De nuevo kilómetros a la Morenuca, decidimos acercarnos más hacia Murcia. Esta vez dormimos en Palomares

Ya sólo nos queda daros las gracias a tod@s por pasaros, leernos y ayudarnos a cumplir nuestros sueños. Esperamos que os haya gustado y sigáis leyéndonos.

Nos vemos pronto, un saludo enorme.

“Que todos vuestros deseos se cumplan. Lucha por lo que de verdad quieres.”

Seguir leyendo

Leer anterior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *