Carta a los Reyes Magos

Mi carta a los Reyes Magos.

Bueno se acercan fechas muy señaladas donde todos queremos demostrar nuestro amor y cariño por los seres queridos.

Como supongo que la mayoría de personas, sobre todo adult@s que no escribimos carta, estoy cansada de que los reyes no acierten del todo con mis regalitos.  Son cosas que realmente no necesito, no me gustan y que en definitiva no sé qué hacer con ellas, porque por muy bonitas que sean, no les encuentro el uso que debiera. Por supuesto la culpa es mía por dejar de escribir la carta a los Reyes Magos y ponerselo cada año un poco más complicado.

Así que para evitar eso os voy a dejar los enlaces por aquí, haber si así hay suerte lo leen los Reyes Magos y este año aciertan al 100% con todos o algunos de los regalitos que quiero.

Además quizás te ayuden a decidir algún regalito que pedir a los Reyes tú también, nunca se sabe. O quizás para decidirte a escribir la carta y que todos tu regalucos sean los acertados esta vez.

Para el hogar:

Esto es una tela para colgar en la pared a modo de cuadro. Hay varios modelos. He escogido estos, porque son de los que más han llamado mi atención.

Tela con paisaje

También os dejo otro enlace del estilo al anterior, pero en lugar de un paisaje es un mandala. Tambíen hay muchos modelos y muy diferentes.

Tela con mandala

Ahora algo que yo ni me había planteado. Pero cuando me lo han pedido y lo he estado mirando, me ha gustado bastante. Creo que lo llaman pintura de diamantes. Son unas piedritas que vas pegando hasta completar el dibujo correspondiente. A cada color de “diamante” le corresponde un número, que a su vez viene donde debes pegarle.

Cuadro con “abalorios pegados”

Para la furgo:

Un pequeño nivelador, para asegurarte de si aparcamos la furgo en llano. Además saber hacia donde debes poner la cabeza para que esta quede en el lado más alto. Viene con dos pequeños agujeros para dejarlo de forma permanente en la furgoneta.

Nivelador

Un estabilizador, para las ruedas de nuestra “Morenuca”. Son ligeros y duraderos.

Calzos estabilizadores

Juegos de mesa

Los juegos de mesa son bajo nuestro punto de vista, un indispensable para los viajes en furgo. Os dejo varios enlaces a algunos de los juegos que tenemos y con los que estamos encantados. Todos los juegos que os dejo aquí abajo son tanto para niños como para adultos. Algunos de ellos bastante adictivos.

Dobble. Juego de velocidad, atención y reflejos. Además viene en un estuche metálico. Ideal para la furgo.

Dobble

Uno. Creo que este no necesita descripción. El objetivo es quedarse sin cartas, pero acuérdate de decir UNO cuando sólo te quede una carta. Además si le pones la regla añadida de no poder decir números, podrás echarte unas buenas risas adicionales. Si sois de decir muchas palabrotas, puede ser otra forma de penalizar… Añadir normas de este tipo nos encanta, ya que nos reímos mucho más. Este viene en su cajita metálica, el nuestro va en una bolsita de tela hecha por mí.

Uno

Jungle Speed. Un juego adictivo que también implica velocidad, reflejos y atención. Coge el tótem cuando otra carta sea igual que la tuya. Hay figuras muy parecidas y como truco os diré que no hay dos cartas iguales del mismo color. No os explico más pero tener cuidado, es un juego realmente adictivo. Además creo que han sacado versión infantil donde las imágenes, según tengo entendido, son algo más fáciles de diferenciar.

Jungle Speed

Juegos que tienen buena pinta.

Palabrea, juego de cartas de doble cara. Por un lado se representan las categorías y por la otra letras de distinto color. Se el primero en encontrar una palabra de la categoría que indica la carta y que comience por la letra del mismo color.

Palabrea

Story Cubes. Libera tu imaginación creando historias únicas. Tira los dados e incluye todas las imágenes de los 9 dados en tú historia.

Story Cubes

Masterman, a este juego nos pasabamos horas jugando mi hermana y yo. Uno pone 5 fichas de colores en el orden que quiera, y el otro tiene que adivinarlo. El que elige el orden debe indicar con fichas blancas y negras si tienes alguna ficha correcta y si están en su lugar. Tienes 12 oportunidades para acertar. ¡¡Mucha suerte!!

https://amzn.to/2E3NpIJ

Para los viajes:

Una riñonera que nunca está de más. Vas a conocer lugares nuevos con tu ropa de montaña y sin mochila. ¿Dónde guardas el móvil, la cartera, las llaves…? Esto es algo muy práctico que cuando era pequeña iba con nosotras casi siempre. Hablo en plural, porque me estoy refiriendo a mi hermana la mayor, que como no podía ser de otra forma, todo lo que ella tenía yo lo quería. No para llevar precisamente lo mencionado, pero sí la usábamos bastante. Entre otras cosas porque móvil no teníamos y llaves al ir de campamento o con mis padres, no necesitábamos. Eso sí, en los campamentos la cartera tenía su sitio asegurado en ella.

Riñonera

Aunque este otro tipo de riñonera no está nada mal tampoco. Me encanta, no sé si será o no práctico. No conozco a nadie que la tenga, pero me parece mucho más chula. Si la tienes o conoces a alguien déjame en los comentarios si es cómoda y práctica. Gracias.

Riñonera lateral

Este Organizador de cables, es el que tenemos nosotros y le usamos bastante. Creo que está bastante bien para tener los cables recogidos y cuando necesitas uno no tener que revolver la furgoneta entera por no encontrar el que necesitas. O si les llevas en una bolsa, no tener que sacar todos, porque el que necesitas será el último casi seguro.

Organizador de cables

No puede faltar una buena mochila con bien de bolsillos y separadores para las cámaras de fotos. Sobre todo cuando llevamos la cámara réflex con sus objetivos, el flash, y el resto de cámaras y sus accesorios.

Mochila para cámara

Aprovecho también para dejaros el enlace de nuestra caja rígida y estanca porta tarjetas SD y microSD con la que estamos encantados. Tiene gran capacidad, ocupa poco y siempre van ordenadas y sin estropearse.

Caja porta tarjetas

Y también nuestra cámara de fotos. Con ella hacemos sobre todo barrancos y snorkel, ya que es sumergible. Pero que la usamos para todo.

Cámara de fotos acuática

Para la web:

Una grabadora para poder poner un buen sonido a los vídeos.

Grabadora

Otra grabadora.

Grabadora

Un clásico, algo de ropa:

A quien no le gusta tener ropa nueva de vez en cuando.

Este mono para el verano.

Mono

Esta sudadera para otoño.

Sudadera

Un pijama, que también es un clásico en navidad y que a mi me encantan, sobre todos los del Primark, que me vuelven loca. Os dejo el enlace de uno que me a gustado mucho sobre todo porque tiene tanto puños en los pies, como en las manos.

Pijama

Espero que este año escribáis vuestra carta a los Reyes Magos y acierten en todo al 100%.

 

Ya sólo nos queda daros las gracias a tod@s por pasaros, leernos y ayudarnos a cumplir nuestros sueños. Esperamos que os haya gustado y sigáis leyéndonos.
Nos vemos pronto, un saludo enorme.

Sigue leyéndonos aquí

 

#Amistad #Amor #BuenaCompañia #CartaReyes #Disfrutar #Felicidad #kms de locura #Locuras #Navidad #PapáNoel #Paz #Regalos #Reyes #Sueños  #Vacaciones #VanLife #Viajar #ViajarMola

 

Día 12- Volcán Rincón de la Vieja

Naturaleza, urraca

Volcán Rincón de la Vieja en Guanacaste

Hoy iremos rumbo a conocer el volcán activo del Parque Nacional de Rincón de la Vieja. ¿Qué nos pasará hoy? Mientras nos bañamos en la piscina, de pronto tormenta eléctrica.

Nos hemos levantado a las 6 am. Recogimos las maletas, las cargamos al coche y a desayunar. A las 7 estábamos listos para salir, pero teníamos que esperar hasta las 8 para que nos devolvieran la fianza. Por fin a las 8:20 salimos dirección Liberia.

El alojamiento de hoy, GuanaSol, era un antiguo motel de carretera. Para acceder no tienes ni salida, ni desvío. Esta tiene dos carriles para cada sentido y también hay pasos de peatones, pero curiosamente, no pueden circular bicis. A simple vista una especie de autovía.

Después de dejar las maletas nos hemos ido al Parque Nacional del Rincón de la Vieja a conocer sus volcanes. Estaba relativamente cerca del hostel, a una hora más o menos.

Parque Nacional del Rincón de la Vieja

Hemos tenido que pasar por una finca privada unos 20 metros como mucho, y nos han cobrado 700 colonos por cada uno. Un dolar son 550 colones. Luego llegamos al comienzo del sendero donde también había que pagar, como en todos los Parques Nacionales.

Hemos llegado casi a las 12. La ruta era de 2 horas parando a hacer fotos y disfrutando del paisaje.

Es un volcán activo con  fumarolas y solfataras, además de volcanes de barro. Fue declarado patrimonio de la humanidad en 1999.

Llegamos con mucha ilusión al Parque Nacional del Rincón de la Vieja. Con muchas ganas de ver los volcanes y todo lo que el Parque nos depararía. Teníamos muchas expectativas con este lugar, ya q todo el mundo nos habló maravillas sobre él.

El acceso

Según entras, vas por un camino accesible para sillas. Aunque de vez en cuando tienes unas escaleras, bastante separadas entre sí, y de escasa altura. Todo el recorrido transcurre por unas pasarelas de madera, dejando ver cada poco tiempo sus diversos volcanes.

Escalones
Asombrados por la naturaleza

A ambos lados vas viendo árboles enormes, con unas grandes y planas raíces fuera de la tierra, que enseguida llaman nuestra atención.

Enormes raíces
Fumarolas, solfataras y volcanes de barro

No tarda mucho en llegarnos un fuerte olor a azufre, proveniente de las solfataras y las fumarolas que no tardas mucho en encontrar. Nos quedamos un rato contemplando las maravillas de la naturaleza. Viendo formarse las burbujas de las fumarolas y las explosiones del volcán de barro.

Fumarolas

Durante todo el camino puedes ir disfrutando de la gran variedad y cantidad de flora y fauna. Casi al final del paseo de cerca de dos horas, oimos cantar unos pájaros que desconocíamos. Al salir nos enteramos que eran Urraca, aunque nada que ver, con las Urracas que conocemos en España .

El sitio está  muy bien, pero nos lo esperábamos más  como caminar por senderos en un bosque. La verdad es que nos decepcionó un poco. Aunque la cantidad de volcanes no defrauda y las magestruales vistas tampoco.

Aquí os dejo un vídeo de algo que también nos llamó mucho la atención al alejarnos del Rincón de la vieja. Sus carreteras, me tenían loca

A la vuelta paramos a comer en McDonald’s. Probamos unas hamburguesas que no hay en España. La bebida era enorme y las patatas también. Pensábamos que la hamburguesa sería más pequeña, pero estábamos equivocados.

Comida en el McDonald’s
Comida en el McDonald’s

Baño con tormenta eléctrica

Luego llegamos al hostel y nos bañamos en la piscina a eso de las 5 de la tarde. Cuando nos hemos metido al agua acababa de empezar a llover, pero lo hemos hecho igualmente. Tuvimos q salir por tormenta eléctrica y en cuanto pasó,  de nuevo al agua. Después de ducharnos, contratamos el desayuno de mañana para las 9 am.

Teníamos tele en la habitación. Tantos días  sin ella, al final nos vimos dos películas.

Ya sólo nos queda daros las gracias a tod@s por pasaros, leernos y ayudarnos a cumplir nuestros sueños. Esperamos que os haya gustado y sigáis leyéndonos.
Nos vemos pronto, un saludo enorme.

Sigue leyéndonos aquí

Post anterior

Día 11- Rescate de un camión en el río

Día 11 – Playa la Barrigona, ¿o no?

Bañito

Hoy ayudaremos en el rescate de un camioneto, vemos como va hundiéndose en el río, sin poder evitarlo. ¿Conseguiremos ayudarles a salir?

Nos hemos despertado a las 8:20. Nos lo hemos tomado con calma; leyendo los whatsapp; jugando unas partidas al solitario los dos juntos… vamos de relax total.

A eso de las 9:30 nos hemos levantado. Hemos recogido un poco las maletas y nos hemos ido a desayunar. Mientras David preparaba y servía los cafés yo he hecho unas tostadas de Pan Bimbo en el tostador.

Hoy pensábamos ir a la playa, pero estaba lloviendo, así que seguimos de relax. Hemos desayunado, fregado y terminado de recoger las maletas.

A pesar de repetir alojamiento, nos han cambiado a una habitación de literas compartidas, que obviamente nos han salido más baratas. Tenían que limpiar la habitación, así que hemos dejado las maletas en la sala común, junto a la cocina. Cuando ha dejado de llover, como calor hacía, nos hemos puesto rumbo a la playa de la Barrigona.

Rumbo a la playa la Barigona

Tanto el gps como la gente de las cabinas, nos dijo que había que atravesar un río y así nos ahorrábamos unos 10 kilómetros.

Rescate de un camión que se hundía

Cuando llegamos a la rivera del río y nos disponíamos a cruzar el riachuelo, nos llevamos una gran sorpresa. Vimos que de riachuelo no tenía nada. Debido a las lluvias, era un río con gran caudal. Y para mayor sorpresa, nos encontramos un camión de reparto de frutos secos, al cual, se le hundían las ruedas.

Había un coche 4×4 con una pareja francesa, que también  quería ir a la playa la Barrigona. Tanto la pareja de este vehículo, como los pasajeros del camioneto; estaban intentando su rescate, pero sin éxito. Cuando llegamos, David también les echó una mano. Pero ni poniendo piedras para poder elevar el camioneto del río, ni empujando, ni tirando, en fin, no conseguíamos nada. Con un peligro añadido, el río seguía subiendo y se hundía cada vez más. La fuerza de este, arrastraba poco a poco el camión.

Así que David se acordó que había obras cerca y llevo al conductor, que era el más joven de los dos, a buscar más ayudar. Trajeron otro 4×4 con cadenas y más fuerza, pero nada, estaba toda la parte baja del neumático hundido y algo de la llanta. Así que tuvieron que ir a buscar una pala. Cuando esta llegó, el agua casi cubría media rueda. Gracias a la pala, el rescate del camioneto, no duró más de 2 minutos. Por suerte, no hubo daños que lamentar.

Buscamos camino alternativo para ir a la playa, pero no lo vimos muy claro, así  que cambiamos de playa.

No sin antes pasar por una gasolinera, porque David había desllantado al llevar al conductor a por ayuda. Mientras dabamos martillazos a la llanta para ponerla bien, vino un señor a ayudarnos y darnos algún consejo. Hinchamos la rueda y a seguir rumbo a la playa, esta vez a la Garza, con acceso hasta la playa por camino medio asfaltado, así que buena carretera. Estuvimos en el coche esperando a que parase la tormenta eléctrica hasta aproximadamente las 14 horas.

Nos dimos un baño de más de una hora y salimos a comer, en unas mesas cerca del coche y con vistas a la playa. Después nos volvimos a dar otro baño de alrededor de otra hora.

Cuando salimos y nos estábamos cambiando, vimos una ballena, relativamente cerca de la playa. Al acabar de vestirnos, llegó el camioneto de los frutos secos, el cual por la mañana nos había dado una bolsa grande de distintos cacahuetes, algunos incluso con chocolate, tipo emanems, que compartimos con la otra pareja. Al verlos, nos acercamos para hablar con ellos un poco y de nuevo rumbo al pueblo donde estaban las cabinas.

Nos dimos una vuelta con el coche y paramos en el supermercado a comprar algo de fruta entre otras cosas. Íbamos a cenar batido. Hemos llegado a las cabinas, hemos estado con los teléfonos, hice la cena, nos duchamos, cenamos, e hice la comida para mañana mientras David organizaba que hacer, ver, y donde dormir. Cuento esto porque hasta ahora, había cocinado David todos los días.

Ya sólo nos queda daros las gracias a tod@s por pasaros, leernos y ayudarnos a cumplir nuestros sueños. Esperamos que os haya gustado y sigáis leyéndonos.
Nos vemos pronto, un saludo enorme.

Sigue leyéndonos aquí 

Post anterior

DÍA 2 – TORTUGUERO

A las 6 am ya nos habíamos levantado; 30 min antes que sonara el despertador. Recogimos las maletas y nos fuimos a desayunar; menuda variedad. Cogimos carretera a La Pavona y a las 11 dejamos el coche allí. El barco salía en 5 minutos, así que mientras David sacaba los billetes, yo cogía las maletas, vino el capitán del barco a ayudarme con ellas y a subirlas al barco. El viaje en barco duró una hora. En el camino vimos dos cocodrilos.
Nota mental : No volver ha hacer viajes así con maletas, usar mochilas. Por otra parte, es lo que solemos usar nosotros, no sé porqué tuvimos que innovar en esta ocasión.
Vino a recogernos Roberto, el encargado de las actividades de las cabinas Icaco, y fuimos andando unos 10 minutos hasta las cabinas. Pasamos por mitad del pueblo. El cuál, de primeras nos llamó la atención porque eran casas tipo chabolas, y nos pareció que todos eran muy pobres (más tarde cuando fuimos a comer, vimos que era su forma de vivir, que en ninguna casa faltaba su tele de plasma y que la gente tenía buenos móviles).
Una vez en las cabinas, tuvimos que pagar con PayPal porque no funcionaba el datáfono. Estaban situadas justo al otro extremo de donde nos dejó el barco, con lo cual teníamos el mar Caribe a pie del alojamiento. Según llegar, había 6 hamacas, pasabas junto a ellas y a la derecha, tenías un amplio comedor con varias mesas, que estaban separadas del camino con unas pequeñas vallas de madera. Al final del comedor estaba la recepción con un pequeño sofá, y una mesa con el ordenador. De ahí el camino se dirigía a las distintas habitaciones, todas ellas con un pequeño porche fuera, con una mesa y un par de sillas.
En las hamacas de las cabinas Icaco en Tortuguero
y Junto a la recepción, rumbo a las habitaciones de las cabinas Icaco

 

Tras alojarnos, nos fuimos a comer a una Soda que nos recomendaron en la recepción. Comimos un casado cada uno; la cantidad estaba genial.
El casado de David
El casado de Azu

 

 

 

Zumo natural de fruta, bien fresquito y delicioso

 

Después de comer, dimos un pequeño paseo por el pueblo donde vimos estas figuras, que llamaron nuestra atención.

 

Decidimos ir a la piscina, puesto que hacía un calor insoportable. De repente empezó a llover y nos quedamos en las hamacas de las cabinas. Cuando ya sólo chispeaba; no podía ser de otra manera; David se puso el bañador y fué a darse el primer baño en el Caribe. Yo le acompañé con la toalla, metiendo sólo los pies. Tengo que reconocer que el agua estaba buenísima, seguramente mejor dentro que fuera. Por la noche contratamos ver el desove de las tortugas en el primer turno, el de las 20. Coincidimos con una pareja de Catalanes; Eric y Elia; con los que estuvimos el resto de la estancia en Tortuguero.

Desove de las Tortugas

Roberto vino a buscarnos al hotel para llevarnos a ver el desove. Llevaba luces rojas al igual que todos los guías para molestar lo menos posible a las tortugas en su proceso.

Vimos las cuatro fases; como hacen el agujero, la cámara, donde más tarde pondrán los huevos, y luego lo cubren de tal forma, que resulta prácticamente imposible saber donde puso los huevos. Y por último el nacimiento 3 meses después. Vimos a las Tortugas Marinas Verdes.

La primera justo terminó de desovar y empezó a tapar el agujero. Después de verlo todos un poco, nos fuimos rápidamente a ver a otra tortuga que ya había hecho el agujero y la cámara y empezaba con el proceso de poner los huevos. Vimos como iban cayendo y como lloraba mientras entraba en una especie de trance por el esfuerzo. Fué alucinante, se nos pusieron los pelos de punta, una experiencia única que sin duda recomiendo a cualquier amante de los animales y de la naturaleza. Lástima no tener fotos propias, pero estaba prohibido ya que las luces pueden hacer que salgan del trance y no pongan los huevos.

Pero como casi siempre también hubo un lado malo. Hace años en Tortuguero cazaban a las tortugas para comer, ya que abundaban. Aún hoy en dia, hay cazadores furtivos que las cazan y por lo visto se paga bastante bien. Aunque también corres el riesgo de una multa bastante elevada. Cuando ya acabamos el tour e íbamos hacia nuestras cabinas, los guías vieron marcas de como se acababan de llevar a una tortuga arrastras para según decían hacer caldo de tortuga que dicen está buenísimo. Después de ver el espectáculo que es ver todo el proceso, verlas llegar e irse de la playa, es algo que personalmente no probaría aunque lo regalasen.

Aquí os dejo alguna foto de internet, para que podáis ver un poco el proceso.
Fotos de internet del desove, momento en el que pone los huevos
Foto de internet. Tortuga llegando para desovar

 

Foto de internet. Tortuga volviendo al mar, después de poner sus huevos
Ya sólo nos queda daros las gracias a tod@s por pasaros, leernos y ayudarnos a cumplir nuestros sueños. Esperamos que os haya gustado y sigáis leyéndonos.

Nos vemos pronto, un saludo enorme.

Sigue leyendo

Post anterior

DÍA 1 – LUNA DE MIEL – COSTA RICA. Qué ver, o qué vimos nosotros

Costa Rica
Vamos a iniciar este proyecto contando nuestro viaje más importante la Luna de Miel. ¡Costa Rica!
El avión salía desde Santander a las 8:55 con destino Madrid. Nos llevó mi padre al aeropuerto y Andrea; nuestra sobrina mayor; también vino a despedirnos. Después de facturar a las 6am, fuimos a desayunar a la cafetería. Llegó la hora de las despedidas y de subir al avión. Llegamos a Madrid a las 9:50. Cambiamos de Terminal, lo que nos llevó una hora y por fin llegamos. Menuda diferencia de aviones, el de Santander – Madrid, parecía una caja de sardinas; mientras que el de Madrid – San José, era enorme y espacioso con todo tipo de distracciones. Despegamos a las 12:05 y después de 10 horas de viaje llegamos a San José. Las vistas del país desde el avión, eran alucinantes, tanta naturaleza, tanto monte. Prometía ser un gran sitio; simplemente por el paisaje, merecería la pena. Serían las 22 de la noche hora española, las 14 hora en costa rica. Nuestras maletas fueron las últimas en salir.

Llegamos a San José

Maletas en mano, fuimos a preguntar por RentaCar. Un chico nos alejó un poco del resto para que los turistas pudieran coger sus taxis. El chico llamó a RentaCar para que viniera a buscarnos. Pasaron el teléfono a David para dar los datos y al hacerlo le dicen que este chico no tiene nada que ver con su empresa. Cogemos las maletas y nos disponemos a alejarnos, cuando el chico nos indica que efectivamente es así, que sólo intentaba ayudarnos. Luego hablando con él nos dijo que si íbamos a Parques Nacionales, no nos salieramos de los caminos marcados, puede haber animales venenosos como las serpientes terciopelo, que son de las más venenosas. Las primeras impresiones no siempre son las acertadas, y después de pensar que intentaría robarnos, nos demostró que todo lo contrario y acabamos dejándole una propina.
Cogimos nuestro coche por unos días, un Daihatsu Terios. Tuvimos que pagar más por el seguro de lo que contratamos desde España. 19,99 €/día del seguro diario y 4 €/día de asistencia en carreteras. Con todos los trámites realizados nos fuimos a buscar nuestro hotel.

Nos costó un rato encontrarle. Pusimos el gps del coche nuestro, pero no hacíamos más que dar vueltas y por más que preguntamos, no lo encontrábamos. Por lo visto, habíamos metido mal los mapas. Acabamos sacando el gps de montaña; gracias al cual nos dimos cuenta. Bueno se dió cuenta David, porque yo, sentido de la orientación no tengo. Por suerte él enseguida supo situarse y pudimos encontrar el hotel Villa Río Segundo.

Llegamos a las 19 hora local. El sitio tenía buena pinta, llegabas y había un prado que sólo era interrumpido por el camino de acceso a la entrada. Por detrás tenía una piscina grande, que invitaba a bañarse y alrededor varias hamacas. Por dentro era muy amplio. Una cocina con barra americana y una mesa alargada grande, donde comíamos los huéspedes, junto a una mesa más pequeña donde debían de colocar las cosas del desayuno. Junto a la entrada una pequeña zona donde había unos sofás. Por un camino estrecho estaban las habitaciones y el baño.

Nos alojamos y fuimos a hablar con una pareja vasca con la que coincidimos, la cual nos dió muchos consejos. Nos contaron que allí la gente madruga mucho y sobre las 19 o las 20 ya no hay nadie por la calle. Cenamos unas hamburguesas, nos las pidió el propio hotel, a un sitio de comida para llevar. A partir de ahora nos tocaría madrugar. Nos fuimos a la cama a las 22 y quedamos en desayunar a las 7.

Parte trasera del alojamiento Río Segundo en San José. La piscina
Parte delantera del alojamiento Río Segundo en San José. Zona del porche y de aparcar los coches

 

Ya sólo nos queda daros las gracias a tod@s por pasaros, leernos y ayudarnos a cumplir nuestros sueños. Esperamos que os haya gustado y sigáis leyéndonos.

Nos vemos pronto, un saludo enorme.

Sigue leyéndonos